Blog_como traducir los organos jurisdiccionales en aleman a español

Cómo traducir los órganos jurisdiccionales de Alemania al español

Autora/Autorin: Marta Gómez, traductora jurada nombrada por el Tribunal Regional Superior de Düsseldorf / Durch den Präsidenten des OLG Düsseldorf ermächtigte Übersetzerin für die spanische und englische Sprache.

La semana pasada, mientras esperaba a que llegase una de las partes en una sala del Amtsgericht Duisburg —no, en Alemania no siempre reina la puntualidad— me puse a repasar cuáles son las funciones y diferencias entre los órganos jurisdiccionales de Alemania y España.

Tener clara sus competencias y funciones es indispensable a la hora de abordar una traducción jurídica o jurada en esta (o cualquier) combinación lingüística. Así que, durante el cuarto de hora de espera aproveché para refrescar las similitudes y diferencias entre los juzgados y tribunales alemanes y españoles.

En esta entrada he resumido un poquito de teoría básica que no viene mal recordar. También os explico las tres estrategias de traducción de las que podemos echar mano. Por último, os dejo un pequeño glosario de órganos jurisdiccionales de Alemania.

Espero que esta entrada os sirva para aprender o desempolvar unos términos muy básicos cuya traducción, como no, depende del contexto.

Empecemos con un poco de teoría.

Órganos jurisdiccionales de Alemania y España.

Estos son los órganos jurisdiccionales de Alemania y España según el criterio territorial:

  • España: Juzgados de Paz, Juzgados de primera instancia, Juzgados de lo mercantil, Audiencias provinciales, Tribunales superiores de justicia y Tribunal Supremo.
  • Alemania: Friedensgerichte, Amtsgerichte, Kammer für Handelssachen, Landgerichte, Oberlandesgerichte y Bundesgerichtshof.

Aunque podamos identificar cierto paralelismo en los niveles en los que se divide o reparte el Poder Judicial en ambos países, la distribución territorial de España y Alemania es completamente distinta.

Mientras que en España es un estado autonómico dividido en comunidades autónomas que poseen cierta autonomía, su organización está centralizada y su Poder Judicial es único. Por su parte, Alemania es una república federal en la que cada estado federal se organiza de manera propia tanto a nivel legislativo, como ejecutivo y judicial.

Estas dos realidades totalmente distintas abre un amplio abanico de posibilidades a la hora de traducir los órganos jurisdiccionales dependiendo de desde donde se aborde la traducción. Para ello contamos con tres estrategias con las que solucionamos prácticamente todos los problemas de traducción que trae consigo el trabajar con ordenamientos jurídicos tan distintos.

Los problemas de traducción de los órganos jurisdiccionales de Alemania y España

Amtsgericht y Juzgado de Primera Instancia son unas de las palabras que primero se aprenden y más se repiten cuando se empieza a estudiar los ordenamientos jurídicos alemán y español. Además, es donde más solemos intervenir los traductores e intérpretes jurado en Alemania. En principio son equivalentes funcionales porque conocen de prácticamente los mismos casos en los dos países y no deberían dar más problemas. Sin embargo, no es tan simple como parece.

¿Juzgado de Primera Instancia, juzgado local, juzgado municipal o Amtsgericht? Todo vale.

Como te he comentado antes, depende de a quién vaya dirigido el texto y para qué necesite el cliente la traducción, lo traducimos de una manera u otra.
O ni siquiera lo traducimos.

Entonces, ¿cuál es la traducción correcta en cada contexto? Vamos a ver las opciones y el por qué.

Aquí van las tres opciones que más solemos usar cuando traducimos textos jurídicos.

¡Allá vamos!

Primera opción: domesticar

Si optamos por esta primera estrategia, lo que hacemos es trasladar lo máximo posible el órgano judicial en la lengua original a su equivalente en funciones a la lengua meta. En este caso, traduciríamos directamente Amtsgericht Düsseldorf por Juzgado de Primera Instancia de Düsseldorf. De esta manera el texto meta suena muy natural y, por tanto, es muy fácil de leer y asimilar.

¿Cuándo se debería optar por esta opción? Cuando el texto vaya dirigido a una persona que no haya estudiado derecho, es decir, un lego en derecho. Con esto conseguimos que, cuando reciba la notificación alemana traducida al español, identifique desde dónde se le está enviando la carta.

Segunda opción: describir

En este caso lo que hacemos es describir el órgano en la lengua original en español utilizando un equivalente. Siguiendo con el ejemplo que estamos viendo, traduciríamos Amtsgericht por Juzgado local. También encontramos fuentes como IATE o el diccionario Becher que proponen traducciones como juzgado municipal, tribunal municipal o corte municipal. Son opciones igual de válidas. Con esta estrategia de traducción dejamos claro que el documento es una traducción y que viene de un organismo y un país extranjero. Se refleja de manera mucho más fiel la naturaleza del texto y se evita que se piense que estamos equiparando o adaptando los ordenamientos jurídicos con los que trabajamos.

¿Cuándo se opta por esta opción? Pues normalmente cuando la traducción esté dirigida a personal al servicio de la Justicia, por ejemplo.

Tercera opción: adoptar

Cuando hablamos de adoptar, lo que hacemos realmente es dejar el término en el idioma original y añadir una nota explicando qué significa. Para esta estrategia, por tanto, dejaríamos la palabra Amtsgericht en alemán y escribiríamos una nota al pie diciendo algo así como: «Amtsgericht: órgano jurisdiccional alemán que desempeña funciones similares a las de los juzgados de primera instancia españoles».

¿Cuándo dejamos el término en alemán? Esto suele hacerse en traducciones juradas, ya que es la opción menos invasiva y no da lugar a confusiones de ningún tipo. No obstante, hay que tener cuidado porque tampoco queda bonito llenar las traducciones de notas al pie. El documento se cargaría demasiado y resultaría difícil de leer.

La solución: estrategias de traducción de los órganos jurisdiccionales de Alemania al español

Estas tres estrategias podrían aplicarse cualquier órganos jurisdicciónal que necesitemos traducir. Lo importante es que seamos consecuentes y mantengamos la misma estrategia a lo largo de todo el documento.

Aquí os he hecho un glosario en alemán y español sobre la traducción las traducciones de los órganos jurisdiccionales en Alemania:

Glosario jurídico sobre los órganos jurisdiccionales alemán-español.

Conclusión

Como acabamos de ver, no existe una sola traducción válida para Amtsgericht al español y, de nuevo, todo depende del contexto. Cualquiera de las opciones que acabamos de ver son igual de válidas y seguro que se me queda alguna en el tintero. Eso sí, una vez decidamos domesticar, describir o adoptar el término, tenemos que mantener esa misma estrategia durante todo el encargo. Lo contrario sería un buen lío.

¡Espero que te haya resultado interesante y hayas aprendido algo nuevo!

¿Se te ocurren otros términos que tengas también varios equivalentes? ¡Déjamelo en comentarios!

¡Muchas gracias y hasta pronto!


Autora/Autorin: Marta Gómez, traductora jurada nombrada por el Tribunal Regional Superior de Düsseldorf / Durch den Präsidenten des OLG Düsseldorf ermächtigte Übersetzerin für die spanische und englische Sprache.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba