Blog_contratar a un traductor

Contratar a un traductor profesional: aspectos básicos que todo cliente debe saber

Autora/Autorin: Marta Gómez, traductora jurada nombrada por el Tribunal Regional Superior de Düsseldorf / Durch den Präsidenten des OLG Düsseldorf ermächtigte Übersetzerin für die spanische und englische Sprache.

A la hora de contratar a un traductor profesional para cualquier proyecto, ya sea grande o pequeño, hay ciertos aspectos básicos que el cliente se alegrará de saber. Tener en mente estos detalles no solo hará que tome la mejor decisión, sino que se ahorre tiempo y, lo más importante, malentendidos.

Así que, ¡vamos al lío! Aquí os aclaro un par de ideas que espero que os resulten interesantes.

No des por hecho que el traductor sea bilingüe.

¿Te sorprende? Pues así es. La mayoría de los traductores profesionales que encontrarás no son bilingües, sino nativos. Si bien es cierto que los traductores nativos manejarán las lenguas de trabajo a un nivel muy pro, solo suelen tener una lengua materna. Lo más común es que traduzcan hacia esa lengua materna o nativa. Así, los textos sonarán más fluidos y naturales y, además, estarán libres de falsos amigos o calcos idiomáticos.

Yo siempre aconsejo apostar por un traductor nativo de la lengua meta sobre todo cuando se trate de proyectos con textos largos y mucha redacción como son los textos jurídicos.

El traductor no lo sabe todo de todo

Igual que un médico, por muy listo que sea, no tiene por qué entender de ingeniería civil, un traductor jurídico no tiene por qué ser experto en informática. La terminología puede llegar a un nivel de especialización tan alto que requiere de formación muy concreta. Un traductor no lo sabe todo de todo. De ahí la importancia de buscar un traductor especializado en el sector que necesites.

Un traductor que pregunta se toma en serio su trabajo

Si tu traductor te hace preguntas sobre el encargo, tengo una buena noticia: se toma en serio su trabajo y se está preocupando por darte el mejor servicio y resultado. Como he comentado en el punto anterior, un traductor no lo sabe todo por el simple hecho de entender el idioma y, por eso, con frecuencia necesita hacer consultas al cliente.

Hay un límite de palabras al día

Traducir no es meter en Google el texto y voilà. Si bien es cierto que cuanto más se trabaje un campo y su terminología, mejor y más rápido se traduce, este es un trabajo artesanal. Para que te hagas una idea, un traductor profesional es capaz de traducir (y revisar) unas 2000-2500 palabras al día. Es importante saberlo para que puedas calcular cuánto tiempo necesita aproximadamente tu encargo y no te pille el toro.

¿Tú también pensabas que todos traductores son bilingües? Si es así, déjamelo en los comentarios. Espero que ahora tengas más claro qué es capaz de hacer un traductor y te sirva si estás buscando contratar a un traductor.


Autora/Autorin: Marta Gómez, traductora jurada nombrada por el Tribunal Regional Superior de Düsseldorf / Durch den Präsidenten des OLG Düsseldorf ermächtigte Übersetzerin für die spanische und englische Sprache.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba